En Clínica GOBEST queremos acompañaros en el maravilloso mundo de la maternidad, poniendo a vuestra disposición a nuestro equipo de profesionales y la última tecnología diagnóstica.

La asistencia al embarazo comienza en la consulta prenatal, donde la mujer debe acudir tan pronto como sospeche el embarazo. La primera consulta debe realizarse en el curso de las primeras 12 semanas de gestación; lo ideal es antes de la 10ª. Esto posibilita una captación precoz y una adecuada planificación de las acciones a realizar durante todo el período gestacional.

La frecuencia de las consultas prenatales sucesivas está determinada por las necesidades individuales de cada mujer y la previsión de posibles factores de riesgo asociados, siendo aconsejable un cierto grado de flexibilidad. La mujer que presenta complicaciones médicas u obstétricas del embarazo requiere una vigilancia más estricta. En esta situación, el intervalo entre las consultas estará determinado por la naturaleza y gravedad del problema.

Generalmente, en un embarazo que evoluciona sin complicaciones, hay que acudir a la consulta con la siguiente periodicidad:

  • Hasta la semana 36: cada 4-6 semanas.
  • De la semana 37 a la 40: cada 1-2 semanas.
  • Después de la semana 40: de 1 a 3 veces por semana.
Obstetricia

Recomendaciones de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)

  • Prácticamente existe unanimidad en la recomendación de que durante un embarazo de curso normal se realicen tres exploraciones ecográficas:

    • Ecografía del primer trimestre: 11-14 semanas.
    • Ecografía del segundo trimestre: 18-22 semanas.
    • Ecografía del tercer trimestre: 32-36 semanas.

  • Durante el embarazo la alimentación debe ser completa y variada para conservar su salud y la de su hijo. A lo largo del embarazo su peso aumentara entre 11 y 14 kg. Es recomendable:

    • Que los alimentos, como la carne o el pescado, sean cocinados a la plancha, al horno, hervidos o al vapor, sobre todo si existe un aumento de peso excesivo.
    • Aumentar de forma moderada el consumo de frutas, verduras, pan integral, arroz, pasta y legumbres.
    • Tomar entre medio y un litro de leche al día, preferiblemente desnatada, o su equivalente en yogur o queso fresco.
    • Consumir de forma habitual sal yodada para la salazón de los alimentos.
    • Reducir el consumo de los alimentos con excesiva cantidad de grasa de origen animal, como tocino, mantequilla, embutidos, etc.
    • Reducir el consumo de los alimentos con mucho azúcar, como pasteles, dulces, especialmente aquellos prefabricados, caramelos, chocolate, etc.

  • Durante el embarazo debe evitar las bebidas alcohólicas y el consumo de otras drogas por ser perjudiciales para usted y, especialmente, para su hijo. Igualmente resulta nocivo el consumo de tabaco, por lo que si es fumadora deberá dejar de fumar.

  • Debe evitar tomar cualquier tipo de medicamento durante el embarazo, salvo que haya sido prescrito por su médico. La exposición a radiaciones (rayos X) puede ser peligrosa para su hijo, por lo que solamente deberán realizarse las radiografías estrictamente necesarias y/o autorizadas por su médico.

  • Durante el embarazo es aconsejable que cumpla las siguientes recomendaciones:

    • Cuide su higiene personal. Es recomendable la ducha diaria, ya que durante la gestación aumenta la sudoración y el flujo vaginal.
    • Extreme la limpieza de la boca. Es aconsejable que se limpie los dientes después de cada comida. Se le recomienda visitar a su odontólogo para realizar una revisión y limpieza bucal.
    • Utilice vestidos cómodos y holgados. El calzado debe ser confortable; evite tanto los zapatos con tacón alto como los excesivamente planos.
    • La faja puede atrofiar la musculatura abdominal, por lo que no es necesario su empleo, salvo en los casos en que su médico se lo aconseje.
    • Las medias y calcetines que causen compresión local de la pierna pueden favorecer el desarrollo de varices, por lo que no son aconsejables.

  • Durante el embarazo puede desarrollar su trabajo habitual, siempre que no cause fatiga física o psíquica excesiva, hasta el octavo mes de gestación. A partir de este momento debe reducir la actividad física. No es aconsejable que en su trabajo maneje productos tóxicos o este expuesta a radiaciones.
    Durante el embarazo la mujer sana tiene una tolerancia menor al esfuerzo físico. Es conveniente realizar un ejercicio moderado. Se aconseja el paseo, la natación y los ejercicios aprendidos en los cursos de educación maternal. No se recomienda la práctica de deportes violentos, de competición o que causen fatiga.

  • Los viajes en general no están contraindicados. No es aconsejable realizar viajes a lugares con escasos servicios sanitarios. Hacia el final de la gestación debe evitar los viajes largos. No están contraindicados los viajes en avión.

  • Si su embarazo cursa con normalidad no es necesario modificar o interrumpir sus hábitos sexuales, siempre y cuando no resulten molestos para usted. Cuando el vientre comienza a crecer, el coito en la postura clásica puede resultar incomodo. Si es así, puede adoptar posiciones que le resulten más cómodas.
    Debe evitar las relaciones sexuales cuando existe hemorragia genital, amenaza de parto pretérmino o rotura de la bolsa de las aguas.

  • Aunque el embarazo es una etapa normal de su vida, puede apreciar que ocurren cambios en su organismo, cuyo significado y repercusión son:

    • Puede sentirse más sensible y emotiva, y en ocasiones cansada y fatigada.
    • Observara una mayor pigmentación de la piel y, a veces, la aparición de estrías.
    • Las mamas aumentan de tamaño, el pezón es más sensible y puede aparecer leche antes de terminar el embarazo. No es aconsejable la manipulación del pezón.
    • Las nauseas y vómitos, sobre todo por las mañanas, son frecuentes durante los tres primeros meses del embarazo, así como el ardor de estomago en la segunda mitad del embarazo. Consulte a su médico en todos los casos.
    • El estreñimiento y las hemorroides con frecuentes. Procure tomar una dieta rica en fibra, zumos y líquidos. No tome laxantes sin consultar con su médico.
    • Las varices son frecuentes sobre todo al final de la gestación. Evite las ropas ajustadas. No permanezca parada de pie durante periodos prolongados. Descanse con las piernas elevadas. Es aconsejable utilizar medias elásticas hasta la cintura.
    • La hinchazón de pies y tobillos a lo largo del día no es un signo preocupante de forma aislada.
    • Los dolores de espalda aparecen principalmente al final del embarazo, cuando la mujer gestante modifica su postura corporal por el crecimiento del feto. Procure utilizar asientos con respaldo recto, evitar cargas pesadas y utilizar un colchón duro para su descanso.
    • Durante el embarazo aumenta la necesidad y frecuencia de orinar, lo que puede obligarla a levantarse por la noche.

  • Existen algunas infecciones que cuando afectan a la madre durante el embarazo pueden ser Peligrosas para el feto. Es recomendable que utilice algunas medidas para evitar los mecanismos posibles de contagio:

    • Tendrá precauciones en el contacto con gatos y otros animales domésticos.
    • No comerá carne ni huevos crudos o poco cocinados, ni embutidos poco curados, deberá lavarse las manos después de tocar la carne en la cocina y evitara comer verduras frescas sin lavar adecuadamente.
    • Deberá evitar el contacto con enfermos infecciosos de cualquier tipo y no exponerse al riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual, aconsejándose, en estos casos, la utilización del preservativo.

  • Además de las consultas periódicas recomendadas debe poner en conocimiento de su médico cualquier anomalía, especialmente:

    • Vómitos intensos y persistentes.
    • Diarrea.
    • Dolor al orinar.
    • Dolor de cabeza no habitual.
    • Hinchazón en una región diferente a los pies y tobillos por la tarde, o en estos lugares si no desaparece con el reposo nocturno.

    Deberá acudir inmediatamente a su médico, a la clínica o al hospital, si observa, en cualquier momento de su embarazo:

    • Hemorragia por los genitales.
    • Pérdida de líquido por los genitales.
    • Dolor abdominal intenso.
    • Contracciones uterinas intensas.
    • Fiebre: temperatura corporal igual o superior a 38º C.
    • Dolor de cabeza muy intenso.

    Deberá acudir a la clínica o al hospital, por la posibilidad de que este comenzando el parto, si presenta:

    • Contracciones uterinas rítmicas, progresivamente más intensas y con una frecuencia de al menos 2 en 10 minutos durante 30 minutos.
    • Perdida de líquido por la vagina (sospecha de rotura de la bolsa de las aguas).
    • Pérdida de sangre por la vagina.