En Clínica GOBEST queremos cumplir vuestro sueño de ser padres. Os asesoramos sobre el tipo de ayuda que necesitáis, y si precisáis algún tratamiento, os indicamos cuál es la técnica de reproducción asistida más adecuada.

Diagnóstico de esterilidad. Primera visita

En la primera visita os pediremos vuestros datos de filiación y cumplimentar un formulario de autorización de Protección de Datos. Conviene que acudáis con informes médicos o pruebas diagnósticas realizadas con anterioridad. En la consulta médica, nuestros especialistas procederán a la valoración y diagnóstico de vuestra historia clínica: antecedentes, tratamientos previos y valoración o solicitud de pruebas adicionales (analíticas, ecografía, seminograma, histerosalpingografía, etc.). Os orientaremos sobre el tratamiento que más se adecue a vuestro caso (técnicas, medicación, pruebas complementarias, documentos de consentimiento, etc.), así como el grado de complejidad y las posibilidades de éxito.

Finalmente, en el departamento de Administración, recibiréis un presupuesto detallado que incluye tanto las técnicas de reproducción asistida necesarias, como las analíticas y pruebas que el médico solicite.

Pide cita ahora

Reproducción asistida

Pruebas diagnósticas

Realizaremos todas las pruebas diagnósticas necesarias para aclarar las causas que originan la esterilidad y un estudio integrado de la pareja.

Femeninas

Básicas

  • Ecografía transvaginal.
  • Análisis hormonal entre los días 2 y 5 del ciclo: FSH, LH, 17-beta estradiol, prolactina, TSH.
  • Análisis hormonal día 21-24 del ciclo (progesterona y 17-beta estradiol).
  • Histerosalpingografía.

Complementarias

  • Análisis hormonales: testosterona total y libre, SDHEA, androstendiona, 17-OH progesterona, SHBG, AMH, etc.
  • Test postcoital.
  • Histeroscopia.
  • Ciclo de estudio: donde el médico mediante una monitorización ecográfica del ciclo determinará si hay ovulación o no.
  • Biopsia endometrial.
  • Laparoscopia.
  • Cultivo de exudado vaginal.

Masculinas

Básicas

  • Seminograma: prueba diagnóstica que consiste en el análisis de una muestra seminal en la que se determina el número de espermatozoides, su movilidad y su morfología.

Complementarias

  • Test de recuperación (REM) y supervivencia espermática (TSE).
  • Niveles hormonales en sangre: FSH, LH, testosterona total y libre, prolactina, etc.
  • Cariotipo.
  • Consulta eventual con el andrólogo.
  • Biopsia testicular: si no se encuentran espermatozoides en el eyaculado.
  • Estudio de meiosis.
  • FISH en semen.
  • Fragmentación de ADN.

Técnicas de reproducción asistida

  • El proceso consiste en el depósito de los espermatozoides del cónyuge, previamente seleccionados en el laboratorio, en la cavidad uterina (endometrio) de la paciente.

  • Es idéntico a aquel en la que se utiliza el semen de la pareja salvo que en este caso se utilizan espermatozoides procedentes de muestra del banco de semen, aportada por un donante anónimo.

  • Preparación seminal, que permite concentrar y seleccionar los espermatozoides móviles y hacerlos capaces de fecundar al óvulo.

  • Los óvulos son obtenidos mediante punción de los folículos ováricos a través de la vagina bajo control ecográfico y anestesia, se cultivan junto a los espermatozoides seleccionados en el laboratorio, permitiendo su encuentro y fecundación, dando lugar a embriones que posteriormente serán transferidos al útero.

  • Consiste en la inyección de un solo espermatozoide, previamente seleccionado en el laboratorio, dentro de cada óvulo recuperado, mediante delicadas técnicas de micromanipulación y bajo control microscópico.

  • Consiste en la selección de espermatozoides con ADN no fragmentado mediante técnicas de micromanipulación en base a su afinidad por el ácido hialurónico, sustancia presente entre las células que envuelven al óvulo de manera fisiológica.

  • Permite la separación de espermatozoides con ADN fragmentado de los intactos, previo a su microinyección en el óvulo.

  • La recepción de óvulos donados de manera anónima y desinteresada, bajo estrictos controles de selección conforme a la Ley de Reproducción Asistida, hace posible la maternidad en mujeres que no podrían tener hijos con otras técnicas.

    Consiste en realizar la fecundación in vitro con los óvulos de una donante, con máxima similitud fenotípica con la receptora y el semen del varón, transfiriendo después los embriones a la paciente receptora que habrá seguido un sencillo tratamiento de preparación endometrial.
La donación de óvulos consigue una tasa de embarazo por encima de 60%. La ovodonación ofrece mejores resultados que cualquier otra técnica de reproducción asistida en cuanto a tasas de implantación y gestación se refiere. Hoy en día constituye la mejor alternativa a la adopción.

  • Los embriones que se transfieren proceden de parejas sanas, menores de 35 años, que han realizado con éxito un tratamiento de fecundación in vitro y que ya no quieren tener más hijos y que donan oficialmente los embriones a otras parejas para que como ellos, puedan finalmente ser padres. Los progenitores pueden ser donantes de ovocitos y/o de semen. Estos embriones se encuentran criopreservados.

  • Técnica diagnóstica que permite identificar anomalías en genes o cromosomas embrionarios, seleccionando embriones sanos desde el inicio, antes de ser transferidos al útero. Esto posibilita que nazcan niños libres de estas anomalías y así erradicar una determinada enfermedad genética o cromosómica. Especialmente indicado en aquellas parejas con riesgo de trasmitir enfermedades genéticas o alteraciones cromosómicas a su descendencia.

  • Consiste en facilitar la salida del embrión de la zona pelúcida, cubierta que lo rodea, mediante su debilitamiento mecánico por micromanipulación, favoreciendo la implantación en aquellos casos en los que la zona pelúcida puede estar engrosada o endurecida como ocurre tras la criopreservación.

  • Aislamiento de espermatozoides testiculares a partir de pequeños fragmentos de pulpa testicular obtenidos en quirófano bajo ligera sedación mediante mínima incisión y procesados en el laboratorio para su utilización posterior.

  • Al igual que en el caso de la donación de óvulos, se siguen estrictos criterios de selección de los donantes, los dictados por la Ley de Reproducción Asistida y los exigidos por Clínica GOBEST a sus donantes.

  • Los últimos avances en criobiología han hecho posible el almacenamiento de gametos y embriones a bajas temperaturas durante décadas sin perder potencial evolutivo, lo que hace posible preservar la fertilidad de nuestros pacientes a través de la congelación de espermatozoides, de eyaculado o testiculares, vitrificación de óvulos y de embriones en distintos estadios evolutivos.

    • Vitrificación de óvulos: técnica de criopreservación que combina la utilización de tasas de enfriamiento ultrarrápidas con una elevada concentración de crioprotector, evitando la formación de cristales de hielo y aumentando la supervivencia celular.
    • Criopreservación de espermatozoides: congelación de espermatozoides, de eyaculados o testiculares, con soluciones crioprotectoras en contenedores de alta seguridad, manteniendo su capacidad fecundante durante años.
    • Criopreservación de embriones: mediante la técnica de vitrificación, en distintos estadios evolutivos.
  • Los embriones no transferidos en ciclos anteriores de FIV, pueden permanecer criopreservados hasta su descongelación y transferencia al útero, sin necesidad de repetir las fases de estimulación y punción, aumentando así las tasas de éxito por ciclo de estimulación.

  • Cultivo embrionario in vitro hasta día 5 o estadio de blastocisto, seleccionando los embriones con mayor viabilidad y capacidad de implantación.

  • Consiste en el lavado de la muestra de semen para eliminar el virus (VIH, virus hepatitis B y C), quedando la fracción fértil (espermatozoides) del eyaculado libre de infección para su utilización tanto en inseminación artificial como en fecundación in vitro.

  • Las opciones de tratamiento dependerán del caso a tratar, pudiendo ser inseminación artificial con semen de donante o fecundación in vitro con semen de donante. Si no se dispone de óvulos se puede recurrir a la doble donación, o a la adopción de embriones, quedando la selección del donante a criterio del equipo médico, buscando, en cualquier caso, la mayor similitud fenotípica con la receptora.

  • Las opciones de tratamiento dependerán del caso a tratar, pudiendo ser inseminación artificial con semen de donante o fecundación in vitro con semen de donante. Si no se dispone de óvulos se puede recurrir a la doble donación, o a la adopción de embriones, quedando la selección del donante a criterio del equipo médico, buscando, en cualquier caso, la mayor similitud fenotípica con la receptora. Si ambas mujeres firman el consentimiento informado tendrán todos los derechos y obligaciones legales sobre la descendencia.